Caso Cachou; el oso que ocultaba la cocaina

No ha sido una sorpresa, detrás de los osos muertos, se esconde siempre una trama de delincuencia, corrupción e intereses políticos. Cachou pone al descubierto las miserias del mundo de la conservación del oso pardo en España.

Recapitulemos.

Oso aparecido muerto en el valle de Arán,  en el mes de Abril de 2020 (FAPAS)

Las primeras explicaciones   de los responsables   del Valle de Arán, un territorio   que posee un nivel de gestión independiente dentro   de la propia Comunidad Autónoma de Cataluña apuntan ya  a que el oso murió a causa de una pelea con otro oso, el argumento fácil que cierra cualquier necesidad de  investigación ya que se justifica como una muerte natural y  anula la posibilidad de un presunto delito al ser el oso una especie estrictamente protegida por la Ley.

La experiencia de FAPAS en estas tramas  de ocultar las causas de muertes de osos nos lleva  contactar con otras organizaciones y  argumentar  que hay signos visibles de que el oso haya muerto por un envenenamiento.

Ante esta consideración de que el oso ha muerto por causas naturales,  varias organizaciones  denuncian públicamente  sobre la posibilidad de que el oso Cachou haya muerto a causa de haber comido algún  producto envenenado.

Situación actual

Ahora a finales de Marzo, casi un año después, un laborioso proceso de investigación de la policía catalana  y una magnífica y pionera actuación judicial en España, se pone fin a la trama que llevó al oso Cachou a la muerte.

Dos personas detenidas como culpables del envenenamiento,  precisamente responsables de la vigilancia y protección del oso y políticamente  gestor de la ayuda millonaria de la Unión Europea para favorecer la conservación del oso.

Pero finalmente se pone al descubierto  tras la muerte del oso y  su laborioso proceso de investigación la existencia de una trama criminal con laboratorio incluido para  transformar cocaína y venderla en el mundo blanco de la nieve de este territorio donde el turismo de esquí es un gran negocio.

Era evidente que a nadie le interesaba que se iniciara una  investigación que metiera las narices  en un pequeño territorio  que se gestiona desde hace siglos y hasta la actualidad como  un zona feudal donde caciques y gente de influencia mantiene el  control y el poder para hacer lo que les venga en gana.

LOS DETENIDOS POR MATAR AL OSO CACHOU

Lo que falta por investigar

Pero aún hay muchas dudas. ¿Quiénes eran los socios  que participaban en el Programa  europeo con más de dos millones de euros para proteger al oso?.  Y habrá  que descubrir que pretendían, no parece que se trataba de matar al oso  así porque sí, nos preguntamos, ¿se trataba de  hacer ver que el oso había muerto por causas naturales y justificar pedir más dinero  del Programa Life de la Unión Europea para volver a reintroducir  otros osos?.

Mucho nos da que en esta trama del oso Cachou,  el aspecto de la cocaína que  lógicamente tiene su interés desde un punto de vista delictivo pueda ocultar los verdaderos motivos por los que se decidió matar al oso que presuntamente sería el de  conseguir más dinero de la Unión Europea.  

El negocio de la  conservación del oso pardo en España necesita de una buena investigación que ponga al descubierto el fraude de matar osos, el ocultar las causas por las que mueren y  cómo conseguir que  la Unión Europea siga alimentando con sumas millonarias este magnífico tinglado que se ha montado entorno a la conservación de esta especie.

Fuente FAPAS